dilluns, 9 de febrer de 2009

Las madres de la Plaza de Mayo











En Octubre hice un viaje a Argentina. Allí, en esa época, es primavera. Es un país precioso.

Durante nuestra estancia en la capital, en Buenos Aires, nos enteramos de que las Madres de la Plaza de Mayo se reúnen todos los jueves a las tres y media de la tarde frente a la Casa Rosada. Se manifiestan para denunciar la dictadura que hubo y la desaparición de sus familiares. Estas mujeres fundamentalmente perdieron a sus hijos, nietos y maridos. Pero hay madres que se llevaron a toda su familia. Esta manifestación se realiza con tanto silencio que no te apetece decir ni una palabra.

Este punto de encuentro también se hace eco y hace suyas reivindicaciones sociales de diferentes colectivos. Por ejemplo, la lucha a favor de los pequeños agricultores.

El sentimiento que me provocó conocer personalmente a las Madres de la Plaza de Mayo fue de tal emoción que yo misma me sentí como una de ellas. Esas madres y esas abuelas tuvieron que pasar tantos sufrimientos que yo, al verlas, no pude contener las lágrimas.¡Qué mujeres! ¡Qué fortaleza! Son madres maravillosas. Seguirán con su protesta y su lucha hasta que se sepa dónde están sus seres queridos. Y, cuando ellas falten, no creo que esta movilización vaya a desaparecer. ¡Nada de eso! Hay muchas madres que seguirán con esa labor.

La verdad es que, cuando hablo de ellas, me viene la emoción. Mira que soy fuerte, pero en ese momento, cuando las vi, se me puso un nudo en la garganta.

Son mujeres vencedoras y luchadoras hasta el final.

Angeles